Untitled Document

Untitled Document
NUESTRA
RESPUESTA
       

  La Pregunta N° 8 es: ¿Cómo puedo saber si estoy rezando o si estoy hablando conmigo mismo?.

Respuesta 8: Rezar es dialogar. La misma pregunta sería importante realizarla en otros aspectos de la vida de relación. Preguntemosle a nuestros amigos y familiares: ¿yo me comunico contigo?. ¿Te sientes escuchado?. ¿Encuentras que me comprometo con tu vida?. ¿Me sientes receptivo?

En toda ocasión surge la duda: Cómo es mi comunicación con los demás?. Estoy siempre hablando de mis cosas?... o les atiendo, les comprendo, les contengo?.

Hablar con uno mismo es lo que hacemos sin darnos cuenta. Ese rumor continuo de palabras e ideas que tenemos permanentemente en la cabeza, son "hablar con uno mismo". Rezar es lo opuesto. El silencio interior debe hacerse un espacio en nuestra mente. El silencio y la apertura hacia Dios son los condimentos fundamentales. Silencio interior para que Dios se exprese. Apertura para aceptar sus designios.

El ruido interior nos desconecta, no sólo de Dios sino también de los demás. Debemos poner un espacio de tiempo especialmente para la oración. Hacer silencio. Si no tenemos paz, debemos pedirsela a Dios. Rezar un pésame para el perdón de los pecados y de esta forma saber que la oración llega al cielo. La petición de la paz es fundamental, pues sin paz, se hace difícil rezar, dialogar con Dios. Luego de la paz y el perdón de Dios, vendrá nuestro silencio. Dios se ha de expresar, si es su voluntad.