Untitled Document

Untitled Document

NUESTRA
RESPUESTA

       

  La Pregunta N° 26 es: ¿Cómo podemos hacer para que Jesús nos escuche y nos cure?

Respuesta 26: El evangelio de hoy tiene la respuesta. Al ciego lo escuchó Jesús porque él no se cayó cuando lo querían hacer callar las demás personas. Al contrario, el ciego gritó más fuerte, con más intensidad.

Habrá que gritarle a Jesús para que nos oiga?... Es mejor gritarle a Jesús que no hablarle. Porque es mejor pecar de exceso de celo, de exceso de amor, de ruego, de imploración, que ser indiferente a su amor, ser desconfiado de su providencia y de su asistencia y consuelo.