Untitled Document

Untitled Document

NUESTRA
RESPUESTA

       

  La Pregunta N° 21 es: ¿Cómo puedes darte cuenta si eres o no eres "como un niño" ante los ojos de Dios?

Respuesta 21: Mirando a un niño, veré que:

Tiene amigos sin importarle su condición social, ni económica, ni su entorno, ni su belleza física. Un niño es amigo de otro niño o de un mayor por lo que el otro es. Nosotros nos fijamos muchas cosas además de la persona humana que tenemos en frente.

vive el momento presente, jamás piensa en los problemas económicos, en el futuro, en la falta de tiempo. El niño está donde está, sin más ni menos. Allí vive, en su presente. Y nosotros vivimos pegados en el futuro, o en el pasado. Y por eso el tiempo se nos escurre sin vivirlo. La infancia es el período más largo de la vida, porque el tiempo "dura más".

Un niño lo espera todo de sus padres. Estira sus brazos cuando está cansado, cuando quiere un abrazo, se entristece cuando los padres no se tratan bien, cuando no reina el amor en la casa, es permeable y es necesitado hasta en las cosas más pequeñas. Nosotros nos acorazamos y nos hacemos independientes de nuestro entorno... incluso de Dios mismo.

Los niños sueñan, hablan consigo mismos, se expresan, buscan la compañía. Comparten su vida.

Un niño es desinteresado, confiado, entregado, permeable, inocente, si no se lo contamina.

Soy como un niño si soy desinteresado y tengo amistades basadas en lo que los demás son, y no en lo que tienen. No lo soy si tengo amistades por interes social, económico, o de cualquier tipo.

Soy como un niño si confío en la providencia de Dios y vivo el presente. Si vivo en el futuro o el pasado, no lo soy.

Soy como niño si me entrego a Dios, y a los demás, sin especular en qué me beneficiarán o perjudicarán. Si soy encerrado en mí mismo, cuidando mis intereses, y no siento la necesidad del calor de los demás o de la protección de Dios, no lo soy.

Soy como niño si permanezco sensible y permeable a mi alrededor. Si conservo mis sueños. Si estoy felíz de estar vivo.