Untitled Document

Untitled Document

NUESTRA
RESPUESTA

       

  La Pregunta N° 20 es: ¿Porqué si Dios es bueno, a veces parece que no escucha nuestros pedidos?

Respuesta 20: No dudamos que Dios sea bueno. Efectivamente Dios es bueno. Pero qué significa ser bueno?. La palabra bondad deriva de la palabra bien. Dios es el bien supremo, porque es la norma absoluta de moralidad. Todo lo que aleja de Dios es algo malo, y lo que nos acerque es bueno.

Filosóficamente, el bien de una cosa es todo lo que favorezca a esa cosa para que cumpla con su finalidad. Por ejemplo, la finalidad de un partido de futbol es el deporte y la diversión de la gente. Todo lo que favorezca estos aspectos será bueno para el futbol: mejores deportistas, mejor espectáculo, mejores canchas, más seguras, entradas más baratas, etc. Pero la violencia, por ejemplo, entorpece esta finalidad, por lo que es un mal, no sólo para las personas, sino para la actividad futbolística.

Un ser humano ha sido hecho para el amor. En eso consiste la felicidad. Todo lo que lo aparte del camino del amor, es un daño que se le hace. Por ejemplo la soledad, el desamparo, la inseguridad, y tantas cosas que impiden que el amor se adueñe de la vida del hombre.

Y Dios es el AMOR que está por encima de todo amor. Es el amor en su estado más puro, más poderoso, más esplendoroso. POR SUPUESTO QUE DIOS ES BUENO!!!.

Y muchas veces pensamos que no nos escucha... pero hay que recalcar tres temas:

1) saber pedir: Previamente a pedir, hay que arrepentirnos de nuestros pecados. Concretamente hacer un exámen de conciencia, propósito de enmienda, y rezar el pésame. Una vez así, rezar mucho. La oración llegará al cielo.

2) pedir con aceptación: Estar abiertos a que lo que pedimos no nos sea concedido, y ganar en aceptación de la cruz, ganar en la alegría del desprendimiento, ganar en la purificación, sintiendo que Jesús pidió en el huerto de los Olivos librarse del cáliz... "pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya".

3) pedir con humildad: sabiendo que Dios sabe más que nosotros y no nos abandona, aunque no le podamos oír.