Untitled Document

Untitled Document

NUESTRA
RESPUESTA

       

  La Pregunta N° 19 es: Jesús de Nazaret... ¿está vivo?. ¿A dónde está?. ¿Quién es?. ¿Cómo lo sabes?

Respuesta 19: Jesús de Nazaret está vivo, porque resucitó de entre los muertos, como dice nuestro credo. "... al tercer día resucitó entre los muertos...". En Lucas 24,5-6 dice: "Porqué buscar entre los muertos al que vive?. No está aquí, (en el sepulcro) ha resucitado".

Como dice el credo: "... Jesucristo subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso..." En Marcos 16,19 dice: "Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios". La derecha del Padre significa la gloria y el honor de la divinidad.

Pero Jesús no está distante de nosotros, allá lejos. Jesús está presente de múltiples maneras en su Iglesia: en su Palabra, en la oración de la Iglesia, "allí donde dos o tres estén reunidos en mi nombre" (Mateo 18,20), en los pobres, los enfermos, los presos (Mateo 25,31-45), en los sacramentos de los que El es su autor, en el sacrificio de la misa y en la persona del ministro. Pero sobre todo, está presente bajo las especies eucarísticas.

Está, con toda su realidad. Dice el catecismo en el número 1374: "En el santísimo sacramento de la eucaristía están contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y por consiguiente, Cristo entero". Es decir Cristo, Dios y hombre, se hace totalmente presente.

Cristo tiene dos naturalezas, en una sola persona. Una naturaleza divina, y en cuanto tal, es la segunda persona de la trinidad, es el Hijo de Dios Padre. Que ha sido engendrado, no creado. El Hijo estuvo desde toda la eternidad. Es la sabiduría de Dios, de la misma forma que el Padre es la Voluntad de Dios y el Espíritu Santo es el Amor de Dios. Pero tanto la voluntad, como la sabiduría, como el amor son tan perfectos en Dios, que constituyen personas divinas. La otra naturaleza es la humana. Por eso Cristo es el Hijo de Dios hecho hombre.

He citado algunas de las referencias tanto del evangelio como del catecismo que nos enseñan parte de los misterios de Jesús. El evangelio, el catecismo y los escritos de la Iglesia son la fuente que tenemos al alcance de nuestras manos para poder comprender nuestra doctrina.