Untitled Document

Untitled Document

NUESTRA
RESPUESTA

       

  La Pregunta N° 18 es: ¿En quién confío más: En Dios o en mí mismo?. ¿Cómo puedo saber en quién confío realmente?.

Respuesta 18: Muchas veces confiamos más en nosotros mismos, en nuestras fuerzas, que en Dios. Y muchas veces nos pasa que confiamos tanto en Dios, que no hacemos nada...

Debemos hacer todo como si el éxito dependiera sólo de nuestras fuerzas. Pero debemos confiar el éxito en Dios, mediante la oración, el ayuno y la penitencia. Porque "nada tendríamos si no se nos hubiera dado de lo Alto". Nada tenemos que nos pertenezca. Todo es de Dios.

Podemos darnos cuenta en quién confiamos por la paz que tenemos. Si confiamos en Dios, tendremos paz, aunque sea que estemos dando un exámen, que estemos en una entrevista de trabajo, o en un análisis médico previo a un diagnóstico. Si sólo confiamos en nosotros mismos, veremos que donde se terminen nuestras fuerzas, se termina todo... y no estaremos entregados, sino tensos, amargados, frustrados...

Aprendamos a medir, no sólo la presión y la temperatura de nuestro cuerpo, sino también la paz de nuestro corazón. Es una medida de muchas cosas que nos ocurren en el alma, a las que no solemos prestar atención. Una de ellas es la confianza en Dios.