Untitled Document

Untitled Document

NUESTRA
RESPUESTA

       

  La Pregunta N° 15 es: ¿Sabes cómo ser médico, en este mundo enfermo?

Respuesta 15: Ser médicos es una tarea que requiere preparación. Nadie se improvisa y para eso tenemos que formarnos. Es muy importante conocer los puntos claves de nuestra doctrina: la historia de la salvación, la doctrina de Cristo, qué es la Iglesia, los mandamientos, y sacramentos.

El médico llevará la medicina. No es el médico quien cura, sino LA MEDICINA, la que hace efecto en el enfermo. La principal medicina es Jesús mismo: su palabra y su cuerpo sacramentado.

Debemos tener misericordia con el mundo. El ateísmo, el materialismo, la depresión, el hedonismo, la sensualidad, el poder, el dinero, son las bacterias que lo han enfermado gravemente. El enfermo no se reconoce enfermo, pero sí sabe que no es felíz, y que cada vez está peor.

Debemos iluminar al mundo con el ejemplo personal y social, dando testimonio de la alegría y la paz que da Cristo, con su palabra y con su presencia física. Trabajando para lograr la felicidad y la paz en todos quienes nos rodean, olvidandonos de nosotros mismos, y recordandonos a nosotros mismos que todo es gracias a Dios. No perdamos nuestra visión de ser apóstoles que llevan el fuego de Cristo en un mundo en tinieblas. Pongamos un tiempo diario para la meditación del evangelio, para rezar al Señor y a María, para la eucaristía, pues la meditación, la oración y Cristo mismo son nuestro sustento. De lo contrario se apagará nuestro propio fuego interior, y una llama débil termina apagándose al primer viento.

No perdamos la ocasión de hablar de nuestra propia alegría, de nuestra propia paz, si la tenemos. Y si no la tenemos, el primer paso de hacernos médicos es pedir la paz al Señor y empezar a curarnos a nosotros mismos.