Untitled Document

Untitled Document
       

DESCRIPCIONES FISICA DE JESÚS
POR UN TESTIGO PRESENCIAL DE LA EPOCA

Existe en Roma un documento que dice: " Siendo la costumbre
de los gobernadores romanos en tiempo de Tiberio César, el advertir
al Senado y al pueblo, las cosas que ocurrían en sus provincias, Publio
Léntulo, presidente de Judea, escribió la carta que sigue, relativa a
Nuestro Señor:

" Ha aparecido en nuestros días, un hombre de gran virtud, llamado
Jesucristo, que vive aún entre nosotros y es conocido por los gentiles
como verdadero profeta; pero sus propios discípulos lo llaman Hijo de
Dios; resucita a los muertos y cura toda clase de enfermedades.

Es un hombre de estatura alta y hermosa, y de semblante muy venerable,
tal que el que le mira puede amarle y temerle. Los cabellos son de color
castaña muy madura, lisos hasta las orejas, más abajo son brillantes,
rizados y flotan alrededor de sus espaldas. En medio de la cabeza tiene
una partición en sus cabellos, según la moda de Nazaret. Su frente, nariz y boca, son de tal modo formadas, que nada puede tacharse; su barba, un poco poblada, de color parecido a sus cabellos, no muy larga, pero rizada; su aspecto inocente y serio, sus ojos grises, claros y vivos.

Cuando reprende inspira miedo; cuando amonesta es cortés y elocuente; agradable en la conversación, al mismo tiempo que grave. Nadie recuerda haberlo visto reír, pero muchos le han visto llorar. En las proporciones, su cuerpo, sus manos y brazos, perfectos. En su hablar, muy templado, modesto y sabio.
Por su singular belleza es un hombre superior a los hijos de los hombres".


En los salmos (XLIV, 3) se dice: "¡Oh tú el más gentil en hermosura entre los hijos de los hombres, derramada se ve la gracia en tus labios: por eso te bendijo Dios para siempre!".

" El brillo que se desprendía de Él, escribe san Jerónimo, la majestad oculta y que brillaba hasta en su rostro, atraía a todos los que le miraban".

San Agustín, San Juan Crisóstomo y Santo Tomás, dicen que tenía Jesús aquella belleza conveniente a su estado; que su rostro, al par que gracioso, inspiraba respeto y reverencia, y que de su cara irradiaba algo divino.
Consideraciones sobre la Pasión de Cristo fr. Luis Pulido

Artículo tomado del semanario CRISTO HOY Nº 357 del 29 de marzo al 4 de abril de 2001

DIFERENTES VISIONES DE UN MISMO ROSTRO

¿ Como era Jesús?, ¿cómo lo retrata la sábana santa o como aquellas santas que tuvieron visiones reconocidas por la iglesia, como ser Santa María Kowalska o Santa Margarita María de Alacoque, o como los científicos ingleses, que pretenden, vaya a saber con que fin " hacer de una golondrina un verano"?
De un solo cráneo se quiere sacar el rostro del Dios hecho Hombre.

Su tez era morena, su cara ancha, el pelo corto y rizado y la barba recortada. Esta es la respuesta que ha dado un equipo de investigadores británicos reunidos para trabajar en una importante serie de televisión sobre el "Hijo de Dios". Se trata de un retrato bastante diferente al Jesús al Jesús pálido y de melena castaña, pintado por los artistas occidentales desde el Renacimiento ( siglos XV y XVI ).

Los resultados de estas investigaciones, dirigidas por el experto forense Richard Neave, de la Universidad de Manchester, serán presentadas en la serie " Son de God" ( Hijo de Dios ) a partir de este domingo. El programa ha sido producido por la BBC británica, así como por Discovery Channel y France 3. Neave se basó en su trabajo sobre un cráneo " típico" de una persona en tiempos de Jesús, seleccionado por un grupo de investigadores israelíes.

" La reconstrucción se realizó a través de un método para identificar cuerpos ampliamente reconocido y muy eficaz porque la forma del cráneo, nos da la forma de la cara, incluyendo las cejas, la nariz y la mandíbula", afirmó el profesor. Los expertos, dirigidos por Neave, se han basado también en imágenes de Cristo encontradas en sinagogas del norte de Irak, entre los siglos I y III, para tratar de adivinar detalles físicos como el pelo y la barba de Jesús. El color moreno de la piel ha sido seleccionado en función del clima existente en Israel, en aquella época.

En opinión del productor de la serie, Jean Claude Bragard, " ésta no es la cara de Jesús porque no hemos trabajado con el cráneo de Jesús, pero es el punto de inicio para reconsiderar su apariencia física". Para "The Guardiam", sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol: en toda época, y en particular en la Edad Media - recuerda el diario progresista de Londres- los artistas " han pretendido ofrecer, con imágenes más o menos fotográficas, un fiel retrato de Cristo y no una simple fantasía".
La búsqueda del rostro de Cristo continúa.