Untitled Document

Untitled Document

Apariciones
Vision General de los mensajes
Novena de Ntra. Señora de la Paz

       

Mensaje de Nuestra Señora de Medjugorje del día 25 de Noviembre de 2003

¡Queridos hijos! Los invito a que este tiempo para ustedes sea un estímulo aún más fuerte a la oración. En este tiempo, hijitos, oren para que Jesús nazca en todos los corazones, especialmente en aquellos que no lo conocen. Sean amor, alegría y paz en este mundo sin paz. Yo estoy con ustedes e intercedo ante Dios por cada uno de ustedes. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

TODOS LOS MENSAJES DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ DESDE EL 25 MAYO 1999
Mensaje del 25 de Octubre de 2003:
¡Queridos hijos! Nuevamente los invito a consagrarse a mi corazón y al corazón de mi Hijo Jesús. Deseo, hijitos, conducirlos a todos por el camino de la conversión y de la santidad. Solamente así, a través de ustedes, podemos llevar el mayor número posible de almas por el camino de la salvación. No tarden, hijitos, sino digan con todo su corazón: deseo ayudar a Jesús y a María para que muchos más hermanos y hermanas conozcan el camino de la santidad. Así sentirán la satisfacción de ser amigos de Jesús. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!.
Mensaje del 25 de Septiembre de 2003:
¡Queridos hijos! También hoy los invito a acercarse a mi corazón. Únicamente así comprenderán el don de mi presencia aquí entre ustedes. Deseo, hijitos, conducirlos al corazón de mi Hijo Jesús, pero ustedes se resisten y no quieren abrir sus corazones a la oración. Los llamo nuevamente, hijitos, a que no sean sordos sino que comprendan mi llamado que es la salvación para ustedes.
¡Gracias por haber respondido a mi llamado!
Mensaje del 25 de Agosto de 2003:
Queridos hijos, también hoy los invito a agradecer a Dios en su corazón por todas las gracias que les da y también a través de los signos y colores de la naturaleza. Dios desea acercarlos a Él y los exhorta a darle gloria y alabanza. Por eso, los invito nuevamente, hijitos, oren, oren, oren, y no lo olviden: yo estoy con ustedes. Intercedo ante Dios por cada uno de ustedes hasta que su alegría en Él sea plena. Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Julio de 2003:
Queridos hijos, también hoy los invito a la oración. Hijitos, oren hasta que la oración llegue a ser alegría para ustedes. Solamente así, cada uno descubrirá la paz en su corazón y su alma estará satisfecha. Ustedes sentirán la necesidad de testimoniar a los demás el amor que sienten en su corazón y en su vida. Yo estoy con ustedes e intercedo ante Dios por todos ustedes.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Junio de 2003:
Queridos hijos, con gran alegría, también hoy los invito a vivir mis mensajes. Estoy con ustedes y les agradezco porque en sus vidas han puesto en práctica lo que les digo. Los invito a vivir aún más mis mensajes con renovado entusiasmo y alegría. Que para ustedes la oración sea vida cotidiana.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Mayo de 2003:
Queridos hijos, también hoy los invito a la oración. Renueven su oración personal y especialmente oren al Espíritu Santo para que les ayude a orar con el corazón. Intercedo por todos ustedes, hijitos, y los invito a todos a la conversión. Si ustedes se convierten, alrededor de ustedes todos serán renovados, y la oración será alegría para todos ellos.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Abril de 2003:
Queridos hijos, también hoy los invito a abrirse a la oración. Durante esta última cuaresma comprendieron cuán pequeños son y qué pequeña es la fe de ustedes. Hijitos, hoy también decídanse por Dios, para que Él, en ustedes y a través de ustedes, cambie los corazones de los hombres y también sus corazones. Sean alegres portadores de Jesús Resucitado en este mundo sin paz que anhela a Dios y todo lo que es de Dios. Estoy con ustedes, hijitos, y los amo con un amor especial. Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Marzo de 2003:
¡Queridos hijos! Aún hoy, los llamo a orar por la paz.Oren con el corazón hijitos, y no pierdan la esperanza porque Dios ama a sus criaturas. El desea salvarlos, uno por uno, a través de mis venidas aquí. Los invito al camino de la santidad. Oren, porque en la oración ustedes están abiertos a la voluntad de Dios, así, en todo lo que hacen, cumplen la voluntad de Dios en ustedes y a través de ustedes.¡Gracias por haber respondido a mi llamado!
Mensaje del 18 de Marzo de 2003:

Queridos hijos, particularmente en este tiempo de penitencia y oración, los llamo a hacer una elección. Dios les dio la libre voluntad de elegir la vida o la muerte. Escuchen mis mensajes con el corazón para discernir qué deben hacer y cómo han de encontrar el camino de la vida. Hijos míos, sin Dios nada pueden hacer; no olviden esto ni siquiera por un solo instante. Porque quiénes son ustedes y qué serán sobre la tierra si han de volver nuevamente bajo tierra. No irriten a Dios sino síganme a mí hacia la vida. Gracias por estar aquí.

Mensaje del 25 de Febrero de 2003:
Queridos hijos, hoy también los invito a orar y a ayunar por la paz. Como ya les he dicho, también ahora se los repito, hijitos, sólo con la oración y el ayuno las mismas guerras pueden ser detenidas. La paz es un don precioso de Dios. Búsquenla, pídanla y la recibirán. Hablen de la paz y lleven la paz en sus corazones. Cuídenla como si fuese una flor que necesita de agua, ternura y luz. Sean aquellos que llevan la paz a los demás. Estoy con ustedes e intercedo por todos ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Enero de 2003:
Queridos hijos, con este mensaje nuevamente los invito a orar por la paz. Especialmente ahora cuando la paz está en crisis, sean ustedes los que oren y testimonien la paz. Hijitos, sean paz en este mundo sin paz. Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Diciembre de 2002:
¡Queridos hijos! Este es un tiempo de grandes gracias, pero también es un tiempo de grandes pruebas para todos aquellos que quieren seguir el camino de la paz. Por eso, hijitos, nuevamente los invito: oren, oren, oren, no con palabras sino con el corazón. Vivan mis mensajes y conviértanse. Sean conscientes del don que Dios me ha concedido al permitirme estar con ustedes, especialmente hoy cuando en mis brazos tengo al pequeño Jesús, el Rey de la Paz. Deseo darles la paz; ustedes llévenla en el corazón y dénsela a los otros hasta que la paz de Dios reine en el mundo.
¡Gracias por haber respondido a mi llamado!.
Mensaje del 25 de Noviembre de 2002:
¡Queridos hijos! hoy también los invito a la conversión. Abran su corazón a Dios, hijitos, por medio de la santa confesión y preparen sus almas para que el pequeño Jesús pueda nuevamente nacer en sus corazones. Permítanle transformarlos y conducirlos por el camino de la paz y de la alegría. Hijitos, decídanse por la oración. Particularmente ahora, en este tiempo de gracia, que su corazón anhele la oración. Estoy cerca de ustedes e intercedo ante Dios por todos ustedes.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Octubre de 2002:
¡Queridos hijos! hoy también los invito a la oración. Hijitos, crean que con la oración sencilla se puede obrar milagros. Por medio de la oración ustedes abren sus corazones a Dios y Él obra milagros en sus vidas. Al observar los frutos, el corazón de ustedes se llena de gozo y de gratitud hacia Dios por todo lo que Él hace en sus vidas y, a través de ustedes, por los otros. Oren y crean, hijitos, Dios les da gracias y ustedes no las ven. Oren y las verán. Que el día esté lleno de oración y de agradecimiento por todo lo que Dios les da.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Setiembre de 2002:
¡Queridos hijos! también en este tiempo de inquietud los invito a la oración. Hijitos, oren por la paz para que en el mundo cada hombre sienta amor por la paz. Sólo cuando el alma encuentra paz en Dios se siente plena, y el amor comenzará a derramarse en el mundo. Hijitos, ustedes están especialmente llamados a vivir y a dar testimonio de paz -paz en sus corazones y familias- y, a través de ustedes, la paz también se derramará en el mundo.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Agosto de 2002:
¡Queridos hijos! hoy también estoy con ustedes en oración para que Dios les dé una fe aún más fuerte. Hijitos, la fe de ustedes es pequeña y, a pesar de ello, no son ni siquiera conscientes hasta qué punto no están listos para buscar de Dios el don de la fe. Es por eso que estoy con ustedes para ayudarlos, hijitos, a comprender mis mensajes y vivirlos. Oren, oren, oren y sólo en la fe y por medio de la oración sus almas encontrarán la paz, y el mundo la alegría de estar con Dios.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Julio de 2002:
¡Queridos hijos! hoy me alegro con su Santo Patrono y los invito a estar abiertos a la voluntad de Dios para que la fe crezca en ustedes y, a través de ustedes, en las personas que encuentren en su vida cotidiana. Hijitos, oren hasta que la oración se vuelva alegría para ustedes. Pidan a sus santos protectores que los ayuden a crecer en el amor hacia Dios.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Junio de 2002:
¡Queridos hijos! hoy oro por ustedes y con ustedes para que el Espíritu Santo los ayude y les aumente la fe, de modo que acepten aún más los mensajes que les doy aquí, en este lugar santo. Hijitos, comprendan que éste es un tiempo de gracia para cada uno de ustedes, y conmigo, hijitos, ustedes están seguros. Deseo conducirlos a todos por el camino de la santidad. Vivan mis mensajes y pongan en vida cada palabra que les doy. Que estas palabras sean preciosas para ustedes porque vienen del Cielo.
Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Mayo de 2002:
¡Queridos hijos! Hoy los invito a poner la oración en el primer lugar de vuestra vida.
Oren y que la oración, hijitos, sea gozo para ustedes.
Yo estoy con ustedes e intercedo por todos ustedes, y ustedes hijitos, sean portadores gozosos de mis mensajes.
Que vuestra vida conmigo sea alegría.
Gracias por haber respondido a mi llamado!
Mensaje del 25 de Abril de 2002:
Queridos hijos, alégrense conmigo en este tiempo de primavera, cuando toda la naturaleza se despierta y sus corazones anhelan el cambio. Ábranse, hijitos, y oren. No olviden que yo estoy con ustedes y deseo llevarlos a todos a mi Hijo para que Él les dé el don del amor sincero hacia Dios y hacia todo lo que viene de Él. Ábranse a la oración y pidan a Dios la conversión de sus corazones. Todo lo demás Él lo ve y lo provee. Gracias por haber respondido a mi llamado.
Mensaje del 25 de Marzo de 2002:
¡Queridos hijos! Hoy los invito a unirse a Jesús en la oración. Abridle vuestro corazón y dadle todo lo hay en él: alegría, tristeza y enfermedad. Que este tiempo sea para vosotros, un tiempo de gracia. Orad hijitos, y que cada instante sea de Jesús. Yo estoy con vosotros e intercedo por vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!
Mensaje del 25 de Febrero de 2002:
¡Queridos hijos! En este tiempo de gracia les llamo para que lleguen a ser amigos de Jesús. Oren por la paz en vuestros corazones y trabajen por vuestra conversión personal. Hijitos, solamente así vosotros podréis llegar a ser testigos de la paz y del amor de Jesús en el mundo. Abranse a la oración para que la oración sea una necesidad para vosotros. Conviértanse hijitos, y trabajen para que muchas más almas conozcan a Jesús y Su amor. Yo estoy cerca de vosotros y os bendigo a todos. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!
Mensaje del 25 de Enero de 2002:
¡Queridos hijos! En este tiempo, mientras todavía tienen la mirada puesta en el año pasado, les llamo hijitos, a mirar profundamente vuestro corazón y decidirse a estar más cerca de Dios y de la oración. Hijitos, vosotros estáis todavía atados a las cosas terrenales y poco a la vida espiritual. Que mi llamado de hoy, sea también para vosotros, un estímulo para decidirse por Dios y por la conversión de cada día. Hijitos, ustedes no pueden convertirse si no abandonan los pecados y si no se deciden por el amor hacia Dios y hacia el prójimo. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!
Mensaje del 25 de Diciembre de 2001:
¡Queridos hijos! Hoy los invito y los animo a la oración por la paz. Los invito especialmente hoy, trayéndoles en mis brazos a Jesús recién nacido, a unirse a El por la oración y llegar a ser un signo para este mundo turbado. Anímense los unos a los otros, hijitos, a la oración y al amor. Que vuestra fe sea para los otros, un estímulo para creer más y amar más. Los bendigo a todos y los invito a estar más cerca de mi Corazón y el Corazón del Niño Jesús. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"
Mensaje del 25 de Noviembre de 2001:
Queridos hijos, en este tiempo de gracia los invito nuevamente a la oración. Hijitos, oren y preparen sus corazones para la venida del Rey de la Paz, de modo que con su bendición Él dé la paz al mundo entero. Ha comenzado a reinar la inquietud en los corazones y el odio rige en el mundo. Por eso, ustedes que viven mis mensajes sean luz y manos extendidas hacia este mundo sin fe, para que todos puedan conocer al Dios del amor. No lo olviden, hijitos, yo estoy con ustedes y los bendigo a todos.
¡Gracias por haber respondido a mi llamado!
Mensaje del 25 de Octubre de 2001:
¡Queridos hijos! Los invito, aún hoy, a orar de todo corazón y a amarse los unos a los otros. Queridos hijos, habéis sido escogidos para testimoniar la paz y la alegría. Si no hay paz, orad y la recibiréis. A través de vosotros y de vuestra oración, hijitos, la paz comenzará a fluir en el mundo. Por eso, hijitos, orad, orad, orad; porque la oración hace maravillas en el corazón de los hombres y en el mundo. Yo estoy con vosotros y agradezco a Dios por cada uno de vosotros que ha aceptado con seriedad la oración y que la vive. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"
Mensaje del 25 de Septiembre de 2001:
Queridos hijos! También hoy los invito a la oración, especialmente hoy cuando Satanás quiere la guerra y el odio. Yo los invito de nuevo, hijitos: oren y ayunen para que Dios les dé la paz. Testimonien la paz a cada corazón y sean portadores de paz en este mundo sin paz. Yo estoy con ustedes e intercedo ante Dios por cada uno de ustedes. Y no teman, porque quien ora no teme el mal y no tiene odio en su corazón. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"
Mensaje del 25 de Agosto de 2001:
¡Queridos hijos! Hoy, los invito a todos a decidirse por la santidad. Que para ustedes, hijiitos, la santidad esté siempre en primer lugar en vuestros pensamientos, en toda situación, en vuestro trabajo y en vuestras palabras. Así, vosotros también la pondréis en práctica poco a poco; paso a paso la oración y la decisión por la santidad entrarán en vuestra familia. Sean verdaderos con vosotros mismos y no se aten a las cosas materiales, sino a Dios. Y no olviden, hijitos, que vuestra vida es pasajera como una flor. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!”
Mensaje del 25 de Julio de 2001:
Queridos hijos! En este tiempo de gracia, los invito a acercarse aún más a Dios a través de vuestra oración personal. Aprovechen el tiempo de reposo y den a vuestra alma y a vuestros ojos reposo en Dios. Encuentren en la naturaleza la paz y descubrirán a Dios Creador, a quien podrán agradecer por todas las creaturas, y entonces encontrarán el gozo en vuestro corazón. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"
Mensaje del 25 de Junio de 2001:
Queridos hijos! Estoy con ustedes y los bendigo a todos con mi bendición maternal. Hoy especialmente, cuando Dios les da abundantes gracias, oren y busquen a Dios a través de mí. Dios les da grandes gracias, por eso hijitos, aprovechen este tiempo de gracia y acérquense a mi corazón para que pueda conducirlos a mi Hijo Jesús. Gracias por haber respondido a mi llamado!”
Mensaje del 25 de Abril de 2001:
"Queridos hijos, también hoy los invito a la oración. Hijitos, la oración hace milagros. Cuando estén cansados y enfermos y no sepan cuál es el sentido de sus vidas, tomen el rosario y oren; oren hasta que la oración se vuelva para ustedes un encuentro gozoso con vuestro Salvador. Estoy con ustedes e intercedo y oro por ustedes, hijitos.
Gracias por haber respondido a mi llamado. "
Mensaje del 25 de Marzo de 2001:
"Queridos hijos, hoy también los invito a abrirse a la oración. Hijitos, viven en un tiempo en que Dios les da grandes gracias, y ustedes no saben aprovecharlas. Se preocupan de todo lo demás, menos del alma y de la vida espiritual. Despierten del sueño cansado de su alma y digan a Dios con todas sus fuerzas, Sí. Decídanse por la conversión y la santidad. Estoy con ustedes, hijitos, y los invito a la perfección de su alma y de todo lo que hacen. Gracias por haber respondido a mi llamado. "
Mensaje del 25 de Enero de 2001:
"Queridos hijos, hoy los invito a renovar la oración y el ayuno, aún con mayor entusiasmo, hasta que la oración se convierta en alegría para ustedes. Hijitos, quien ora no teme el futuro y quien ayuna no teme el mal. Les repito una vez más: sólo con la oración y el ayuno hasta las guerras pueden ser detenidas: las guerras de vuestra incredulidad y de vuestro miedo por el futuro. Estoy con ustedes y les enseño, hijitos: es en Dios que está vuestra paz y vuestra esperanza. Por ello acérquense a Dios y pónganlo en el primer lugar en sus vidas. Gracias por haber respondido a mi llamado. "
Mensaje del 25 de Diciembre de 2000:
"Queridos hijos! Hoy, cuando el cielo está de manera especial cerca de ustedes, los invito a la oración, para que a través de la oración pongan a Dios en el primer lugar. Hijitos, hoy estoy cerca de ustedes y bendigo a cada uno con mi bendición materna, para que tengan fuerza y amor para todas las personas que encuentren en su vida terrena y que puedan dar el amor de Dios. Me regocijo con ustedes y deseo decirles que vuestro hermano Slavko ha nacido al Cielo y que intercede por ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!"
Mensaje del 25 de Octubre de 2000:
"¡Queridos hijos! Hoy deseo abrir mi corazón materno a ustedes e invitarlos a todos a orar por mis intenciones. Deseo renovar con ustedes la oración e invitarlos al ayuno, el cual deseo ofrecer a mi Hijo Jesús por la llegada de un tiempo nuevo, un tiempo de primavera. En este año jubilar, muchos corazones se han abierto a mí y la Iglesia se renueva en el Espíritu. Me regocijo con ustedes y agradezco a Dios por este regalo, y a ustedes hijitos, los invito: oren, oren, oren, hasta que la oración se convierta en alegría para ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!"
Mensaje del 25 de septiembre de 2000 :

"Queridos hijos! Hoy los invito a abrirse a la oración. Que la oración se convierta en gozo para ustedes. Renueven la oración en sus familias, formen grupos de oración, y así, experimentarán el gozo en oración y comunión. Todos lo que oran y son miembros de grupos de oración, están abiertos a la voluntad de Dios en el corazón y testimonian gozosamente el amor de Dios. Yo estoy con ustedes y los llevo a todos en mi corazón y los bendigo con mi bendición materna. Gracias por haber respondido a mi llamado!"

Mensaje del 25 de agosto de 2000 :
"Queridos hijos! Deseo compartir con ustedes mi gozo. En mi Corazón Inmaculado siento que son muchos los que se me han acercado y que llevan de una manera especial en sus corazones la victoria de mi Corazón Inmaculado, al orar y convertirse. Deseo agradecerles y alentarlos, para que con el amor y la fuerza del Espíritu Santo trabajen aún más para Dios y Su reino. Yo estoy con ustedes y los bendigo con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido a mi llamado!"

25 de Julio de 2.000:

Queridos Hijos, no olviden que están aquí en la tierra en camino hacia la eternidad y que sus moradas están en el Cielo. Por ello, hijitos, estén abiertos al amor de Dios y abandonen el egoísmo y el pecado. Que la alegría de ustedes esté sólo en descubrir a Dios en la oración de todos los días. Por tanto, aprovechen este tiempo y oren, oren, oren. Dios está cerca de ustedes en la oración y por medio de la oración. Gracias por haber respondido a mi llamado.
25 de junio de 2.000 :

Queridos hijos, hoy los invito a la oración. Quien ora no teme el futuro. Hijos queridos no lo olviden, estoy con ustedes y los amo a todos. Gracias por haber respondido a mi llamado.

25 de mayo de 2.000 :

Queridos hijos, con ustedes me regocijo y, en este tiempo de gracia, los invito a una renovación espiritual. Oren, hijitos, para que en ustedes habite el Espíritu Santo en plenitud, de modo tal que en la alegría sean capaces de dar testimonio a todos aquellos que están lejos de la fe. Hijos queridos, oren especialmente por los dones del Espíritu Santo, para que en el espíritu del amor estén, cada día y en cada situación, más cerca del hermano y superen toda dificultad con sabiduría y amor. Estoy con ustedes e intercedo por cada uno de ustedes ante Jesús. Gracias por haber respondido a mi llamado

25 de abril de 2.000 :

Queridos hijos, hoy también los invito a la conversión. Ustedes se preocupan demasiado de las cosas materiales y poco de las espirituales. Abran sus corazones y vuelvan a trabajar más en la conversión personal. Decídanse a dedicar cada día un tiempo a Dios y a la oración, hasta que la oración se vuelva para ustedes un encuentro gozoso con Dios. Solamente así la vida de ustedes tendrá sentido y contemplarán con alegría la vida eterna. Gracias por haber respondido a mi llamado.

25 de marzo del año 2.000 :

Queridos hijos, oren y aprovechen este tiempo porque es tiempo de gracia. Estoy con ustedes e intercedo ante Dios por cada uno de ustedes para que vuestro corazón se abra a Dios y al amor de Dios. Hijitos, oren incesantemente hasta que la oración se vuelva para ustedes alegría. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de febrero de 2000 :

"¡Queridos hijos! Despierten del sueño de incredulidad y pecado, ya que este es un tiempo de gracia que Dios les da. Aprovechen este tiempo y pidan a Dios la gracia de la curación de vuestro corazón, para que con el corazón miren a Dios y al hombre. Oren de manera especial por los que no han conocido el amor de Dios y con vuestra vida testimonien a fin de que ellos también conozcan a Dios y su inmenso amor. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

25 de enero del año 2.000 :

Queridos hijos, los invito a la oración incesante. Si oran están más cerca de Dios y Él los conducirá por el camino de la paz y de la salvación. Es por eso que hoy los llamo a dar la paz a los demás. Solamente en Dios está la verdadera paz. Abran sus corazones y vuélvanse dadores de paz, y los demás, por medio de ustedes y en ustedes, han de descubrir la paz, y así darán ustedes testimonio de la paz y el amor que Dios les da. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de diciembre de 1999 :

"¡Queridos hijos! Este es un tiempo de gracia. Queridos hijitos, hoy de una manera especial con el Niño Jesús que llevo en mis brazos les doy la posibilidad de decidirse por la paz: Por vuestro Sí a la Paz y vuestra decisión por Dios, se abre para vosotros una nueva posibilidad de paz. Solamente así, hijitos, el tiempo de este siglo, será para vosotros un tiempo de paz y de prosperidad. Por eso, pongan al Niño Jesús recién nacido, en el primer lugar de vuestra vida y El les conducirá por el camino de la salvación. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!"

25 de noviembre de 1.999 :

Queridos hijos, también hoy los invito a la oración. En este tiempo de gracia, que la cruz sea la señal de amor y de unidad por la cual llega la paz verdadera. Por lo tanto, hijitos, oren, especialmente en este tiempo, para que en sus corazones nazca el Niño Jesús, creador de la paz. Sólo con la oración llegarán a ser mis apóstoles de la paz en este mundo sin paz. Por eso, oren hasta que la oración se convierta para ustedes en gozo. Gracias por haber respondido a mi llamado.

25 de octubre de 1999 :

¡Queridos hijos! No olviden: este es un tiempo de gracia, por lo tanto, oren, oren, oren! ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de septiembre de 1999 :

¡Queridos hijos! Hoy los invito nuevamente a que lleguen a ser portadores de mi paz, de manera especial ahora, cuando se habla de que Dios está lejos y en verdad nunca ha estado más cerca de vosotros. Los invito a que, leyendo la Sagrada Escritura, renueven la oración en vuestras familias y experimenten el gozo en el encuentro con Dios, quien ama infinitamente a sus creaturas. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de agosto de 1999 :

¡Queridos hijos! También hoy los invito a que en los colores de la naturaleza glorifiquen a Dios Creador. El les habla incluso a través de la flor más pequeña acerca de su hermosura y de la profundidad del amor con el cual los creó. Hijitos, que vuestra oración brote del corazón como agua fresca de manantial. Que los campos de trigo les hablen sobre la misericordia de Dios hacia cada creatura. Por lo tanto, renueven la oración de agradecimiento por todo lo que les da. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de julio de 1999 :

¡Queridos hijos! Hoy también me regocijo con ustedes y a todos los invito a la oración de corazón. Hijitos, los invito a que todos agradezcamos a Dios aquí conmigo por las gracias que les da a través de mí. Deseo que comprendan que aquí quiero crear no sólo un lugar de oración sino también de encuentro de corazones. Deseo que mi corazón, el de Jesús y vuestro corazón se fundan en un corazón de amor y de paz. Por tanto, hijitos, oren y alégrense por todo lo que Dios hace aquí, a pesar de que Satanás provoca pleitos e intranquilidad. Yo estoy con ustedes y los conduzco a todos por el camino del amor. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de junio de 1999 :

¡Queridos hijos! Hoy les agradezco porque viven y testimonian con su vida mis mensajes. Hijitos, sean fuertes y oren para que la oración les de fuerza y gozo. Sólo así cada uno de ustedes será mío y yo lo guiaré por el camino de la salvación. Hijitos, oren y testimonien con su vida mi presencia aquí. Que cada día sea para ustedes un testimonio gozoso del amor de Dios. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de mayo de 1999 :

¡Queridos hijos! Hoy también los invito a que se conviertan y crean más firmemente en Dios. Hijitos, ustedes buscan la paz y oran de diferentes maneras, pero aún no han dado su corazón a Dios, para que El lo llene con Su amor. Por eso estoy con ustedes, para enseñarles y acercarlos al amor de Dios. Si aman a Dios por encima de todo, les será fácil orar y abrirle vuestro corazón. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

Mensajes especiales :

Además de los cinco mensajes que, como hemos dicho, son los importantes, y que la Virgen inmediatamente dió al mundo entero, a partir del primero de marzo de 1984 empezó, cada jueves, principalmente a través de la vidente Marija Pavlovic, a dar mensajes especiales a la parroquia de Medjugorje y a los peregrinos que venían. Así, la Virgen, además de los seis videntes, escoge la parroquia de Medjugorje junto con los peregrinos que acuden aquí, para ser sus colaboradores y testigos. Ello es evidente desde los primeros mensajes de los jueves, cuando dijo: "Estoy escogiendo esta parroquia de forma especial y quiero guiarla". Insistió otra vez en ello cuando dijo: " Elijo esta parroquia especialmente, ya que me es más querida que otras, y es donde vine gozosamente cuando el Todopoderoso me envió." (25 de marzo de 1985). Y da otra razón más para su elección, diciendo: "Convertíos en la parroquia, ese es mi segundo deseo. Así, todos aquellos que vengan aquí, se convertirán." (8 de marzo de 1984). "Os estoy pidiendo, especialmente a los parroquianos, que vivais mis mensajes" (16 de agosto de 1984). Lo primero de todo, los parroquianos y los peregrinos deben llegar a ser testimonio de sus apariciones, y sus mensajes, y así poderse unir con ella y los videntes en la realización de su plan de conversión del mundo y de reconciliación con Dios. La Virgen conoce bien la debilidad por naturaleza de los parroquianos y peregrinos con los que desea colaborar en la salvación del mundo. Es consciente de la necesidad de la fuerza sobrenatural. Por ello, les conduce a la fuente de tal fuerza. Que es, antes que nada, la oración. Ardiente y continuamente nos exhorta a rezar. De toda la oración, acentúa especialmente la santa Misa (7 de marzo de 1985, 16 de mayo de 1985), y recomienda continuamente la devoción al Santísimo Sacramento (15 de marzo de l984). También anima hacia la devoción del Espíritu Santo (2 de junio de 1984, 9 de junio de 1984, 11 de abril de 1985, 23 de mayo de 1988, etc.) y la lectura de la Sagrada Escritura (8 de setiembre de 1984, 14 de febrero de 1985). Con estos mensajes especiales a la parroquia y a sus peregrinos, la Virgen desea que los primeros mensajes, que al principio fueron dirigidos al mundo entero, sean profundizados, hechos más aceptables y comprensibles a los demás. Desde el 25 de enero de 1987, la Virgen empezó a dar el mensaje el dia 25 de cada mes, en lugar de cada jueves, a través de la vidente Maria Pavlovic. Esto continúa hoy. fray.Ljudevit Rupcic. (Profesor de teología y traductor al croata de la Sagrada Escritura. Reside en Medjugorje)